Publicado: 11 de Octubre de 2013 a las 11:01

Tras un contacto inicial o entrevista, en la que es preceptiva la acreditación suficiente, ya de las personas, como de la habilitación del Detective profesional y la legitimidad del requerimiento, se plasmará tal acuerdo en documento al que jurídicamente quedan sujetos ambas partes.

Este documento o contrato-solicitud legitima al investigador a iniciar sus actuaciones, dado que no cabe investigación indiscriminada e inmotivada a los ciudadanos.

En cuanto a quién puede solicitar una investigación, será en todo caso persona física o jurídica identificada, con vinculación manifiesta de naturaleza jurídica al sujeto/ objeto de la investigación o sea parte perjudicada.

Para el inicio de las actuaciones profesionales, se facilitarán con la suficiente antelación los datos identificativos concretos que sean requeridos y el más detallado conocimiento que tenga el cliente de las circunstancias a investigar, lo que por economía redunda en su favor, concluyendo el Detective si procede su intervención en cada caso, se inhibe por competencia de las fuerzas de Seguridad del Estado o se recomiendan otras vías de actuación ajenas al profesional. Tras el estudio de cada caso y su aceptación, el Cliente, Requirente o representante efectuará un desembolso en concepto de provisión de fondos, a determinar en proporción a la entidad del trabajo pactado, comprometiéndose a abonar el resto de honorarios y gastos a la entrega del Informe, con independencia del signo y resultado de la investigación.

Debido a las distintas tipologías de intervención y sus aplicaciones, en el estudio inicial del caso planteado, de se ser procedente la intervención, se plantearán las vías de actuación y modo de afrontamiento más adecuados y otras recomendaciones. Este estudio previo no supondrá coste alguno para el cliente, salvo en el caso de Proyectos de Investigación de mayor calado.