Publicado: 15 de Noviembre de 2013 a las 09:55

 La Investigación  Económica, en sentido amplio, tal y como la desarrolla esta agencia de Investigación, contempla una parte notable de la actividad del Detective Privado, de aplicación en la resolución de la mayor parte de los problemas y situaciones de conflicto que llevan al Cliente a requerir de sus servicios, pues o son de contenido económico o los aspectos patrimoniales se manifiestan de algún modo en el trasfondo de las situaciones de crisis o conflicto. 

Así, en cualquier tipología de intervención se debieran contemplar como aspectos relevantes aquéllos de naturaleza económica o patrimonial relacionados con el interés prioritario de quienes promueven las actuaciones y el objeto principal de la investigación.

El enfoque con el que este despacho aborda las circunstancias del objeto de la investigación desde el análisis económico y patrimonial pretende determinar no sólo la dimensión y vigencia del patrimonio investigado, mediante la cuantificación, localización y señalamiento de los bienes y derechos que lo componen, variaciones y situación jurídica de los posibles elementos identificados para su inmovilización o garantía, así como el modo de tenencia y vinculación real con el investigado y/o titular, sino poner de manifiesto por medio de informe documentado y testimonios, no solo la intencionalidad y maniobras de elusión de responsabilidad del deudor, sino las consecuencias y perjuicios que para los clientes o requirentes, se derivan de tales incumplimientos, ya sean cuantificables o no, en una gran variedad de supuestos. 

En términos generales, se investigarán los aspectos patrimoniales identificables, que puedan constatarse y evaluarse de personas físicas y jurídicas, a acometer desde distintos frentes:

  • Patrimonio visible, bienes y derechos de los que exista o haya existido constancia oficial, registral, actos jurídicos documentados o evidencia pública que se concrete en algún rastro de naturaleza documental. Propiedades muebles e inmuebles y derechos reales de obligado trámite registral o administrativo, así como activos materiales e inmateriales, societarios y de la propiedad industrial, con constancia oficial. Puede determinarse o estimarse la cuantía realizable y el montante patrimonial de la práctica totalidad de fincas registrales, propiedades o bienes de entidad económica relevante (bienes de equipo, elementos de transporte, embarcaciones,...), en base a inscripciones y actos modificativos de su titularidad, estado de cargas, gravámenes y otras circunstancias relevantes, ya fuere en el momento actual o desde una perspectiva histórica. 
  • No obstante, al presumirse intencionalidad en las motivaciones que dan origen a la investigación, generalmente por impago de deudas, son de prever maniobras de ocultación, desvinculación, transitoriedad y otros estados de tenencia que suponen aligeramiento de dicho patrimonio e introducen distorsiones en su cuantificación, lo que lleva a la necesidad de ampliar la investigación a otros campos para establecer nexos entre los deudores y tales bienes. 
  • Ocultación (física o jurídica) y dispersión patrimonial de bienes en torno a la persona o sociedad Investigada, en casos de morosidad, impagos o insolvencias simuladas, de los que se aprecien indicios puedan encontrarse en manos de terceros o a los que se pueda establecer conexión por otros medios. Han de contemplarse aportaciones de capital dinerarias o materiales a otras sociedades, de los que no existe la obligación de publicidad. La propia naturaleza de tales bienes o derechos sospechados, de existir, implica la necesaria ocultación por parte de los deudores, en formas diversas de representación delegada, tenencia no declarada o uso y disfrute, que deben ser demostrados por medios distintos a la labor de documentación, en estos casos, cuando no inviable, seriamente dificultada. Por tanto, en los supuestos que se señalan de investigaciones motivadas por impago de deudas y no afrontamiento de responsabilidades económicas, ha de suponerse siempre intencionalidad en la ocultación o puesta a salvo de una parte sustancial del patrimonio personal, familiar y social de los deudores. 
  • Otros bienes y activos que por otras vías propias de la investigación, pueda demostrarse o se presuma la existencia de vinculación con el objeto de la investigación, con independencia de la titularidad. 


Esta investigación habrá de incluir un análisis patrimonial dinámico en los casos en los que se haya procedido en fecha previa inicio de actuaciones y reclamación judicial o reconocimiento de deuda y pretenda ponerse en evidencia cualquier maniobra de ocultación o simulación patrimonial posterior y la concurrencia de supuestos de insolvencias punibles, como el alzamiento.

El modo de acometer la investigación económica, desde el punto de vista patrimonial, trasciende por tanto de una mera labor de documentación de tipo registral, en particular y de publicidad, en general, puntual e histórica, para convertirse en un estudio exhaustivo de  actividades, vinculaciones y uso de bienes  e intereses delegados y representados, cuando proceda, mediante informe económico que contemple asimismo aspectos de naturaleza: 

  • Mercantil, profesional y comercial. Actividad sectorial, centros de trabajo, redes de distribución.
  • Societaria. Composición y órganos de administración, así como modificaciones notorias de los mismos. Posicionamientos y participaciones, sociedades subordinadas, matrices y paralelas, entramados de interés, proyectos de expansión o diversificación.
  • Económica-financiera, mediante el análisis de balances, composición de activos y naturaleza de las aportaciones.

Entre otras posibles vías de actuación y fuente de conocimiento de vinculaciones reales:

  • Control y detalle de Actividades y Conducta
  • Otra labor de campo,  de información  e indagatoria

Como se señala, en el caso de establecimiento de relaciones mercantiles, se habrán de estudiar las posibles redes de intereses representados o en representación, posicionamientos, carácter de las aportaciones y activos, como posible refugio de titularidad patrimonial. 

La investigación económica por tanto, no se restringe en la esfera empresarial  a casos de elusión de responsabilidades dinerarias de deudores, sino que es aplicable y de máxima utilidad en numeroso supuestos y en previsión de que puedan producirse perjuicios, ocasionados por duplicidad de intereses y competencia desleal de administradores y socios, colaboradores con los que medie acuerdo mercantil, competidores y terceros, ya sea por desviaciones o incumplimientos, el desarrollo de proyectos paralelos, redes comerciales y de distribución y otros posicionamientos de mercado, globales o sectoriales; sin descartar casos de intrusismo profesional, fuga de información, hurtos, piratería industrial e informática, estafas, e-comerce, etc. 

En cuanto a lo que concierne a la vida personal y familiar y los servicios demandados por particulares, podemos pensar en numerosas aplicaciones en materia de arrendamientos, herencias y localización de bienes, morosos e insolvencias simuladas, impago de pensiones compensatorias y alimenticias, indemnizaciones y otras formas de elusión de responsabilidades.


Con independencia de las cuestiones teóricas, metodológicas y procedimentales expuestas, hemos de destacar la relevancia capital de la labor de equipo, la experiencia  del profesional incurso en la investigación aplicada, así como preparación y conocimiento del Detective interviniente, principal activo de este despacho.